Hace dos días Nintendo presentó una nueva versión de que ahora es su consola estrella, la Nintendo Switch. Lamentablemente esta no es la Switch que se esperaba…

Ligeramente más grande!

La Switch OLED cuenta con una nueva pantalla más grande (7 pulgadas contra las 6.2 de la Switch normal y las 5.5 de la Switch Lite) y con tecnología OLED. En almacenamiento interno pasamos de 32 a 64 GB, cuenta con mejoras de audio, un puerto Ethernet en su base para televisor y un stand integrado con distintos ángulos… y ya.

Muchos rumores había con una versión más potente y mejorada de la Switch (llamada colectivamente ‘Switch Pro’), pero esta nueva versión no tiene ninguna de las mejoras esperadas: No es 4K, no tiene mejor batería, ni cambio en los JoyCon (y eso implica que siguen con el problema del JoyCon Drift) ni un procesador más potente. Y aunque suene a controversia, ni falta que le hace ahora mismo. Cosa aparte sería una batería mejor, pero la tecnología OLED consume un poco menos que la de Switch normal, así que algo más durará la batería aunque no sea demasiado.

Honestamente, ¿la situación de jugar con un amigo fuera de casa se da mucho?

Nintendo, de siempre, juega a su propio juego en esta competición por vender más consolas. Su software está bastante optimizado para el hardware que tiene (que el chip nVidia no es que sea puntero precisamente) y sus juegos no es que precisamente necesiten estar a 4K para disfrutarse. Unos ‘modestos’ 1080 valen más que de sobra.

Esto no quiere decir que en un futuro no tengamos esa Switch Pro, solo que seguramente estén pensandoselo para más tarde. Nintendo hace mucho esto de sacar versiones, o si echad un ojo a sus portátiles:

De todos modos, a ver que pasa de cara a navidades, cuando salgan más juegos que saquen ventaja de esta nueva versión. Seguiremos informando.